Type to search

Poesías: Quise subirme a un coiwe & Pequeño canto a tu herida

Share

Te dejamos con dos escritos de Camila Mardones, poeta, feminista, profesora de Historia y Geografía y maestra en Literatura Española y Latinoamericana de la Universidad de Buenos Aires. Ha ganado diversos concursos nacionales e internacionales de poesía y creación literaria. También colaboró en antologías como Aislados: poesía para tiempos inciertos (2020), Silvestres y Eléctricas (2015), Contrasilencio (2010), entre otros. Además de publicar su primer libro: Cautiverio. Primera edición por Balmaceda Arte Joven, Chile, 2015 y segunda edición por Artexto & Capuchas, Argentina, 2017.

Camila Mardones #VocesVioletas – Tercera Vía. Para escritos de Camila Mardones.
Fotografía de Camila Mardones @kameliacautiva.

Quise subirme a un coiwe

Quise subirme a un coiwe
y desde su rama más alta escribirte
un poema
 
Mi cuerpo alado aún recuerda
el idioma de sus captores.
Como humana y como ave emprendí vuelos
                          mi voz siempre fue barlovento
 
Desde esta cima pienso en tus abuelos
cuya bandada se creyó desorientada
al momento de corregir el vuelo
 
La exhalación de la cordillera reconoció tal valentía
 
Y en tu hermana exiliada pienso,
  pájara que zurca las latitudes de la violencia
     para recuperarnos la calle y la noche
     regalarnos algo del viento frío que golpea su vientre
 
Todo es verde y es silente desde esta rama.
Yo quisiera mirarte, acaso de una hoja agarrada
en silencio para no inquietarte el descanso
con calma, para no revolverte la herida
 
En tu canto creo porque es viaje y es también quedarse.
Creo en tu grito porque él renuncia de sí mismo
se contradice y rectifica
no hay vergüenza en su vuelo
 
Tu silencio es el silencio azul
del tambalear de esta rama
 
El pensarte es el bosque y la sinceridad de la savia
y también es la luz que visita a la hoja y se queda
en partículas dolorosas y danzantes
para traerte la buena nueva de su brote
 
Traje mi bestia a esta rama.
Mi animalidad nunca pudo olvidar
la ternura de tu aullido
 
Hoy no conozco otro idioma
más que el idioma de la humedad
y nada de ello importa aquí:
hemos aprendido de la resiliencia de los bosques
 
Quise escribirte un poema
estoy queriéndolo ahora
 
El coiwe susurra
un canto inaudible para los cazadores

Pequeño canto a tu herida

una herida te traigo
y en su canto
el canto del río se duerme
 
se duerme su canto en la herida
              que en el ruido de la intemperie te busca
 
te busca la herida que traigo y su canto
              que parece hablar de territorios fugitivos
        donde hay camas              y nidos 
                  y brazos      e s c a     l e r a s    antifaces
                               tu boca       t o d    a
y toda escalera      todo camino
todo límite fugitivo te habla
                 de esa herida
                                         de ese mapa
de este canto que traigo para hablarte de otra cosa
                                              de otra cosa te hablo
ya no de la sangre          ni del asma            ni del    m i   e    d o
ni del cuerpo que se vuela con la violencia de cien mil pájaros
echados a morir en una playa cualquiera
 
Habana      Santiago              Buenos Aires Querétaro
      Querétaro Puerto Montt       Querétaro 
heridas balas en Haití
besos con lengua en la República Democrática del Congo
tus piernas sobre mis caderas estriadas en Sudán del Sur
despertar llorando en Mozambique
temblar de frío en Guinea
temblar de frío en Puerto Montt
t  e   m b l a    r d e f   r í   o
t e m b l a r d e f r í        o
 
te habla del frío esa herida
que desde mi río inquieto te nombra      
te nombra           a t i
a un camino sinuoso    a la caída
            al despegue
 
mira bien: mira más de cerca
 
te busca la herida que traigo
que en su canto duerme al canto del río
y soy entonces pez
y me hundo en las aguas de tu miedo a lo terrible
de tu miedo a lo abyecto
soy pez       y dime si entiendes este grito bajo del agua
 
digo Nicaragua
VIOLENCIA digo VIOLENCIA
 
Nicaragua digo bajo el agua y soy Valdivia
soy pez     s o y pe  z
descíframe el canto de este río
deletréame la palabra antifaz  deletréame    escafandra
deletréame un poco de tu andar entre medusas
 
entre medusas   tuheridageográfica
 
tuheridageográfica  me toma las piernas
los dedos largos
los dientes me toma
y el ojo por el que no veo bien
me toma la herida y al límite fugitivo me invita
                                      me inventa
                                            me incita
 
cuando digo te amo estoy queriendo decir otra cosa
Tags:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Revisa nuestro contenido