Type to search

Polonia: Protestas feministas logran paralizar proyecto antiaborto

Share

La ley polaca que contempla el aborto es una de las más restrictivas de Europa y con esta nueva modificación afecta el 97% de los abortos que se realizan. Hablamos con Sophie Chelchowska, mujer y activista, que explica cómo se ha organizado el movimiento feminista en Polonia.

Gran asombro causaron las multitudinarias manifestaciones que se dieron en Polonia desde el 22 de febrero cuando el Gobierno Polaco intentó restringir el aborto modificando la ley. Millones de personas -en su mayoría mujeres- se volcaron en las calles para hacer presión. Esto dejó al Gobierno del Partido Ley y Justicia (PiS) en el enjuiciamiento internacional y sin poder publicar en el Boletín Oficial del Estado la sentencia en cuestión, para lo que tenía plazo hasta este lunes

Polonia y sus prohibiciones

“Desde 1993 que los abortos casi se prohibieron en Polonia y con el paso de los años han intentado prohibirlos cada vez más” dice Sophie “Sen” Chelchowska. Sophie es manager de esports y activista por el empoderamiento de las mujeres en ese país. Además se ha hecho viral en Tik Tok por su registro de las protestas en Polonia.

“Ahora hay un activista del movimiento “anti-elección” (más conocido como movimiento “pro-vida”) que ha empujado en el Tribunal Constitucional que el aborto es inconstitucional. Incluso si hay riesgo de vida del feto o defectos de nacimiento”, agrega la joven polaca.

El Tribunal Constitucional podría impedir el aborto legal a cientos de mujeres con esta polémica modificación a la causal. Además, el organismo está conformado en su mayoría por representantes afines al partido ultraconservador. Este supuesto representa el 97% de las 1.100 interrupciones de embarazo que se practicaron de manera legal en el país el año pasado, según datos oficiales.

Pero el impacto sería mayor, puesto que las asociaciones a favor del aborto que trabajan en Polonia calculan que cada año entre 100.000 y 150.000 mujeres polacas abortan mediante la ingesta de píldoras o en clínicas de otros países.

Aborto libre

“Lo que queremos es aborto libre para todas, sin límites. Sólo queremos tener un sistema de salud normal que vele por el aborto. También luchamos por diferentes postulados acerca de los derechos de la mujer, como educación sexual por ejemplo” nos cuenta Sophie Chelchowska desde Polonia.

“También queremos una separación del estado y la iglesia. No queremos a la iglesia en las escuelas o en los hospitales. No queremos que la iglesia afecte la decisión de profesionales de la salud, que es lo que deben o no deben hacer. Queremos que la base aquí sea la ciencia” dice Sophie. 

Según una encuesta de IBRiS recogida por Europa Press, alrededor del 50% de los polacos apoya la legislación actual sobre aborto. En un país donde más del 92% de sus 38 millones de habitantes son católicos, casi un 30% estaría a favor de que se flexibilizara la ley, mientras que otro 15% desearía que el acceso a la interrupción del embarazo se prohibiera por completo. 

A modo de respuesta, el pasado viernes el presidente de la República, Andrzej Duda, anunció su intención de presentar un nuevo proyecto de ley en el Sejm (Cámara Baja). Esto para legalizar el aborto en los casos de malformaciones fetales graves, pero la prohibiría para trastornos como el síndrome de Down.

Por medio de Twitter la comisaria de derechos humanos del Consejo de Europa, Dunja Mijatovic señaló que “ la decisión significa abortos clandestinos o en el extranjero para quienes puedan permitírselo, y una prueba todavía mayor para las demás. Día triste para los derechos de las mujeres”.

Fotografía de una masiva marcha en Polonia por el proyecto antiaborto
masiva marcha en Polonia.

¿Hacia dónde avanza políticamente Polonia?

La ley de Planificación Familiar polaca, de 1993, se encontraba ya entre las más restrictivas de Europa. Sólo por detrás de Malta, San Marino y Andorra, donde el aborto no es legal en ningún supuesto.

“Durante los últimos 10 años, Polonia se ha vuelto más y más radicalmente de derecha. Hay más casos de nacionalismo, racismo, homofobia y también más misoginia. Todo escaló hasta el punto en el que nos encontramos ahora” cuenta Sophie. Además agrega que “las políticas y narrativas están cada vez más sumidas en el extremismo religioso”.

Ya en otras ocasiones, las acciones del Gobiernos habían sido criticadas por discriminar diversidades sexuales. En octubre de este año, embajadores de unos 50 países acreditados en Polonia mediante una carta abierta exigieron a las autoridades polacas a respetar los derechos de la comunidad LGBT. Lo anterior, debido a que autoridades locales declararon “zonas exentas de LGBT“.

Mientras tanto, a las organizaciones feministas preocupa que al no publicarse oficialmente el fallo contra el aborto, se queda en una especie de limbo legal. Esto dificulta la situación de las mujeres que quieran interrumpir el embarazo ahora mismo, así como la decisión de los médicos de llevar a cabo esta práctica.

“Por eso tomamos la decisión de levantarnos a nivel nacional. Ahora hay más de 500 ciudades y comunas en Polonia que están protestando todos los días de diferentes maneras. Desde protestas comunes y corrientes a tomas, asambleas, corta calles, etc. Estamos usando diferentes tácticas para protestar” cuenta Sophie Chelchowska.

Una mujer vestida de negro sostiene un carte que dice "my body, my choice" y otra parada detrás de ella está vestida como en el Cuento de la Criada
mujer levantando letrero “my body, my choice”.

 

Tags:

Te podría interesar...

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Revisa nuestro contenido